Editorial

Bungie recurre a imitar la fórmula de Fortnite en Destiny 2 para intentar reanimar el juego