Editorial

¿Deberíamos estar emocionados por la nueva generación de consolas?