Editorial

¿E3 ha perdido importancia para las grandes compañías?