Editorial

El evento Xbox Game Showcase en vez de elevar el Hype, deja confusión y decepción. Resumen de todo