Editorial

El exceso de interacciones y cinemáticas en los vídeo juegos está comenzando a irritar los usuarios