Editorial

¿El hype arruina el lanzamiento de los videojuegos?