Editorial

El State Of Play de Sony satisface, pero no lo suficiente como para desbordar el Hype en los Fans