Editorial

Este E3 necesitó mas a Sony que el mismo Sony al evento