Editorial

Microsoft desperdició la gran oportunidad con la exclusividad de Killer Instinct