Editorial

¿Por qué los juegos Sonic no trascienden como los de Mario?